Pasando la barrera de las 5.000 visitas

13 05 2011


Los cuatro integrantes de este blog os damos las GRACIAS por vuestras visitas.
Si nos hubieran dicho cuando empezamos que esto de hacer un blog iba a ser tan gratificante, no lo hubiéramos creído. Quizá al principio la labor de la publicaciones era un poco estresante, más que nada por la meta que nos habíamos propuesto; ahora la verdad es que lo hacemos porque nos gusta, porque sentimos la responsabilidad de haceros partícipes de las noticias y curiosidades del mundo de la alimentación, y porque sentimos que por vuestra parte hay una respuesta positiva.
La opinión de la gente de nuestro alrededor nos anima a seguir adelante, con lo que pasada la evaluación de la asignatura por la que creamos este blog, no descartamos seguir con nuestra labor informativa.

Nada más, simplemente gracias de nuevo, y nos vemos muy pronto. A cuidarse!





La Tomatina, tradición y alimentación

3 04 2011

Es curioso ver como nace una tradición, y como hemos visto anteriormente con el Sandwich, algunas surgen de una situación puntual, una idea brillante, o incluso de una casualidad. La combinación de la alimentación y los actos sociales ha quedado reflejada desde los inicios primitivos del hombre, donde la caza, las ceremonias, los ritos y los festejos tenían como mediadores los alimentos.
La Tomatina es una de las fiestas más peculiares y más internacionales de nuestro país. Como sabréis es originaria de Buñol, un pueblo valenciano enmarcado entre los términos de Chiva y Requena. En 1945 se data el inicio de esta particular fiesta. Existen dos versiones de su origen, según los más veteranos del pueblo. Una de ellas cuenta que, durante la actuación de música y voz de un señor en la plaza del pueblo, los vecinos, hartos de escucharlo, cogieron tomates de uno de los puestos de verdura más cercanos y se los tiraron a modo de protesta. La mala puntería hizo que no solo recibiera él, así que el resto de afectados contraatacó de la misma forma, formándose una verdadera guerra de tomates.
La otra versión sitúa el origen durante las fiestas del pueblo, donde al paso de una comitiva de “cabezudos” unos jóvenes juerguistas corrieron a mezclarse con ellos, armando un gran revuelo que acabó con la comitiva en el suelo. Al levantarse se liaron a golpes con los intrusos y éstos para defenderse cogieron los tomates de un puesto cercano como arma arrojadiza.
Al año siguiente se quiso celebrar de la misma forma el acontecimiento, y tras años de prohibiciones y autorizaciones finalmente la fiesta ha llegado hasta nuestros días. No sabemos si el origen se remonta al de la misma tomatina pero como curiosidad, durante la celebración de la fiesta también es tradición el “palojabón”, es decir, un palo de madera untado de jabón del que cuelga un jamón. El que consigue trepar hasta la cima consigue como recompensa el jamón. ¿Podría ser también un simbólico homenaje a la combinación de jamón con tomate sobre una rebanada de pan?..quién sabe.
Por cierto… ¿Habéis estado alguna vez?. Animaos a contarlo!.
Más información aquí