Tabaco y comida : dos enemigos inseparables

22 05 2011

Según el Departamento de Psiquiatría de la Universidad de Chicago,tras la realización de un estudio que relacione los hábitos alimentarios y el tabaquismo, se puede afirmar con más certeza que existe un importante vínculo entre ambos, siendo importante controlar los dos cuando se desee modificar alguno de ellos, sobretodo, la dieta.
Bajo ciertas condiciones que se efectuó el estudio, se concluyó con algunos aspectos curiosos como que dejar de fumar no afectó al deseo de querer comer más o anhelar determinados alimentos, mientras que evitar alimentos o realizar una restricción calórica excesiva, aumentó el deseo de fumar, por lo que en dietas con restricción de ciertos alimentos resultaría más complicado seguirla si la persona fuma, a diferencia de la que no lo hace.
Por tanto, una restricción calórica excesiva puede aumentar la ansiedad por el tabaco o la comida, para ello, se debe seguir un método dietético eficaz que controlen estos parámetros para no caer en el efecto contrario al propuesto al inicio de una dieta.
Seguro que mucha gente ha oído hablar de la relación pérdida de peso-tabaco, escuchándose algunos mitos como que al dejar el tabaco se engorda, etc. Es posible, debido a que el dejar un hábito como éste tan relacionado con aspectos sociales de la vida cotidiana como de la propia adicción del compuesto, puede generar ansiedad en la persona, repercutiendo en el consumo de comer para poder saciar dicha ansiedad, sin embargo se ha comprobado que no tiene por qué ser así, y existen otras maneras de evitar dicha ansiedad. Sin embargo el efecto contrario es peor aún, el hecho de estar a dieta con una restricción calórica puede aumentar el deseo de fumar para sentirse de esa forma más saciado y por tanto empeore la salud como consecuencia fumar más, por tanto, quizás lo mejor para evitar todo esto, es que cuando se deje de fumar se recurra a ayudas para evitar la ansiedad y cuando se someta a un régimen de dieta, sea el nutricionista el que sepa indicar ciertas pautas que ayuden a controlar el aumento del consumo de tabaco, por tanto, también con esto se concluye, que la formación del dietista es muy importante, no centrándose solo en los aspectos relacionados con la nutrición, si no tener una visión y una perspectiva más general para poder tratar con multitud de personas.

Para más información:
Consumer


Acciones

Information

One response

22 05 2011
Lois Fraiz

Curiosa conclusión por parte de los psicólogos. Si que es cierto que existe el mito (y el que suscribe está de acuerdo, pues lo ha vivido en sus propias carnes) de que al dejar de fumar se tienda a engordar (notas que te falta algo, y sustituyes ese “algo” con el placer de la comida…que al fin y al cabo empiezas a apreciar con más intensidad debido a la progresiva recuperación del sentido del gusto)…me sorprende que ahora los psicólogos digan que no es cierto. Claramente en sentido inverso si que se cumple: en “restricción calórica” se pasa mal, y se tiende a desviar la ansiedad de querer comer hacia otros vicios…y si uno de esos vicios es el tabaco, la ecuación está clara.

Por el blog tóm4te 2!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: